DISPENSACIÓN

BUENAS PRACTICAS DE DISPENSACIÓN DE MEDICAMENTOS

 

Las Buenas Prácticas de Dispensación (BPD) son un conjunto de normas establecidas para asegurar un uso adecuado de los medicamentos, otros productos farmacéuticos y afines, con el fin de promover una buena salud y calidad de vida de toda la población, garantizando una farmacoterapia óptima y el cumplimiento de la legislación vigente.

 

La Dispensación es el acto profesional farmacéutico de proporcionar uno

o más medicamentos a un paciente generalmente como respuesta a la presentación de una receta elaborada por un profesional autorizado. En este acto el profesional Químico Farmacéutico informa y orienta al paciente sobre el uso adecuado del medicamento, reacciones adversas, interacciones medicamentosas y las condiciones de conservación del producto.

 

La base para una práctica correcta de dispensación la proporciona un

entorno de trabajo adecuado; los ambientes en que se desenvuelve la dispensación deben ser limpios, seguros y organizados. Una adecuada organización se hace imprescindible a fin de que la dispensación se realice de manera exacta y eficiente.

 

Las Buenas Prácticas de Dispensación deben observarse en forma

integral y con responsabilidad aún cuando haya varios pacientes que demandan una inmediata atención. La necesidad de rapidez en la atención debe estar balanceada con la necesidad de exactitud y cuidado del paciente, cuya vida en algunos casos, está en manos del dispensador; en la dispensación, la exactitud es más importante que la rapidez en la atención.

 

 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: